BUENOS AIRES.- En la continuidad del juicio por irregularidades en la adjudicación y construcción de rutas en Santa Cruz durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, que fueron adjudicadas al grupo Báez, exponen hoy los abogados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, quienes defienden al exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, uno de los trece acusados.

Rusconi apuntó contra la investigación del Ministerio Público Fiscal y afirmó que «no hubo pericias serias», al tiempo que acusó a los fiscales de haber trabajado para «asegurar la tapa de un diario».

Sostuvo que existe un «relato de una supuesta corrupción en Santa Cruz», y dijo que «Julio de Vido administraba la caja chica del gobierno nacional».

Julio De Vido está acusado de los delitos de asociación ilícita y defraudación al Estado, y pesa sobre él un pedido de condena de 10 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Durante los años 2003 y 2015 se adjudicaron 51 obras viales en Santa Cruz, construidas por el grupo de empresas de Lázaro Báez, Austral Construcciones, Kank y Costilla, Gotti Hermanos y Adelmo Biancalani. El monto total alcanzó los 46 mil millones de pesos

Seguir la sesión aquí

La misma pena pidieron los fiscales para el exsecretario de Obras Públicas , José López y el extitular de la Dirección Nacional de Vialidad Nelson Periotti.

«Creemos que el Tribunal va a tener la obligación procesal, ética y constitucional de absolver a Julio De Vido», enfatizó Rusconi, aunque comentó que «la sensación que nos embarga es que no tenemos ninguna expectativa lamentablemente de que el tribunal juzgue y tome nota de la enorme violación de garantías constitucionales que ha tenido este debate», afirmó.

Para la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, sexta en el listado programado de alegatos de las defensas, la fiscalía solicitó 12 años de cárcel, al igual que para el empresario Lázaro Báez.

Los acusados pueden optar por asistir a las audiencias vía zoom o hacerlo en forma presencial,