COMANDANTE LUIS PIEDRA BUENA.-Los concejales Adrián Suárez, y Analía Farías denunciaron en la última sesión legislativa, que tanto el intendente Federico Bodlovic como su padre, el diputado José Bodlovic, pagan gastos personales con fondos municipales como tarjeta de crédito, celulares, compra de pasajes aéreos; y otros que debiera pagar el Poder Legislativo, como el alquiler de un departamento en Río Gallegos. También mencionaron que el municipio contrata a una empresa privada para realizar trabajos de refacción de escuelas, y que se otorgan subsidios personales a personas que no cumplen los requisitos para acceder al beneficio.

En la 10° sesión ordinaria, los concejales Adrián Suárez, y Analía Frías, denunciaron que el municipio paga los gastos del diputado por el pueblo, José Ramón Bodlovic, entre otros, en concepto de comida y alojamiento en el Hotel Patagonia de Río Gallegos; el alquiler de un departamento también en la capital provincial, así como también la compra de pasajes aéreos a Buenos Aires.

Suárez expuso que el diputado Bodlovic además de pertenecer al poder legislativo, «cobra varios ítems destinados a cubrir esos gastos», por lo que considereó que «el municipio no tiene por qué costear lo que le corresponde directamente al legislador provincial».

Los datos surgen de la rendición de gastos del ejercicio financiero del año 2020.

El concejal también mencionó en la sesión que desde el municipio «se paga una tarjeta de crédito de uso exclusivo del intendente José Bodlovic, que utiliza para combustible, alojamiento y comida para viajes oficiales, pero no hay rendición de esos gastos. Sólo se encontraron 3 o 4 resúmenes de la tarjeta de Crédito del banco Nación», afirmó.

Obras para una sola empresa

En su exposición el concejal Adrián Suárez, también advirtió que «en plena pandemia, se realizaron obras en establecimientos educativos por $2 millones para refacción«, sin que exista un convenio con algún organismo provincial.

Suárez dijo además que resultaba llamativo que «todas las obras se realicen con la misma empresa» y mencionó a la firma Rio Sur Construcciones», como la beneficiaria de las obras adjudicadas por el municipio.

Explicó que «en un expediente, se la contrata «para el mantenimiento de espacios públicos, en dos licitaciones por un monto de $1.240.000,00 donde no se especifica el detalle de la obra realizada», remarcó.

El concejal expuso que el municipio cuenta «con nueve empleados municipales que realizan esa labor», y que por lo tanto,»se podría haber realizado con el personal municipal y ello hubiera significado que cada uno podría haber percibido $140 mil», de acuerdo a lo que pagó el municipio a la constructora privada.

También, el edil reveló que «existen expedientes que fueron abonados a la misma empresa sin las facturas correspondientes. Lo mismo sucede con la adquisición de cemento, no se realiza ningún concurso de precios, sino que se compra de manera directa al mismo comercio», detalló en su denuncia Suárez.

Por su parte, la concejal Analía Farías, también realizó algunas consideraciones sobre el mismo ejercicio financiero.

Dijo que en plena pandemia, el municipio compró un teléfono celular de alta gama para uso del Intendente Federico Bodlovic, asimismo «se observa que hay un total de 84 líneas telefónicas corporativas, de las que sólo pudieron confirmarse el 50% de quienes las utilizan».

Otra irregularidad que expuso la edil en la sesión fue «la compra por parte del municipio de un pasaje aéreo para un familiar directo de funcionarios».

También observó «la compra de barbijos de primera calidad para el Ejecutivo, y funcionarios del gabinete municipal, mientras que para el personal se adquirieron barbijos de segunda calidad», sostuvo Farías.

Por último señaló que a través del Decretos municipal N° 3707/11, mediante el programa ”Cuidado y Saneamiento de nuestro medio Ambiente” destinado a asistir financieramente a jóvenes de la localidad y madres solteras que se encuentren desocupados, en el listado de beneficiarios, ninguno cumple con los requisitos establecidos y la asistencia financiera se destinó a personas en relación de dependencia, es decir con trabajo, que no son ni jóvenes ni madres solteras, incluso que pertenecen a otros ámbitos, provincial o nacional«, enfatizó la concejal Analía Frías.